Último Número: 207 Julio-Setiembre 2017

Técnico: La glositis ulcerativa bovina, una patología en el diagnóstico diferencial de la fiebre aftosa

Technical: Bovine ulcerative glossitis, a pathology in the differential diagnostic of foot and mouth disease


Autor: Días LE1

1 Asesor de la Dirección General de los Servicios Ganaderos del MGAP, Montevideo, Uruguay

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla / Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Recibido: 22/10/2013 Aceptado: 20/7/2014


ver versión PDF.

Introducción | Consideraciones epidemiológicas| Conclusión | Referencias

 

Resumen

Se describe un caso de glositis ulcerativa bovina y se destaca su importancia en el diagnóstico diferencial con fiebre aftosa.

 


Summary

A case of bovine ulcerative glossitis is described and it is stressed its importance in the differential diagnosis with foot and mouth disease.

 


Introducción

El objetivo es contribuir con la profesión veterinaria compartiendo haciendo referencia a una patología observada en bovinos, que si bien no repercute mayormente en la economía del establecimiento afectado, por sus síntomas clínicos y la patología en lengua, se encuadra en los cuadros clínico epidemiológico considerado en un diagnóstico diferencial de la fiebre aftosa. Esta patología inicialmente se considera de etiología traumática en la mayoría de los casos estudiados, describiéndola como lesiones ulcerativas en la cara dorsal de la lengua del bovino, con una ubicación preferente en la protuberancia donde se localiza la papíla gustativa (Díaz, 2008). Fue observada inicialmente durante la época en que la fiebre aftosa era considerada endémica en Uruguay, luego cuando fue erradicada lográndose la condición de país libre de la enfermedad sin vacunación durante muchos años (1996 a 2001), donde la población bovina era absolutamente susceptibles a la enfermedad por carecer de anticuerpos frente a la fiebre aftosa y en la actualidad luego de recuperar el estatus de país libre de fiebre aftosa con vacunación, posteriormente a las reintroducciones del agente en los años 2000 y 2001. También la registramos en países de la región del MERCOSUR ampliado, como Bolivia.

 

Quintavalla y Zannetti (1986) realizan una descripción coincidente con nuestras observaciones, describiéndolas como “glositis ulcerativa crónica de la vaca lechera”. Esta casuística se documenta en Italia lo que determinó la realización de una revisión de la posible etiología traumática como la descrita en el libro “Diagnóstico diferencial en fiebre aftosa”. “Historia del control y la erradicación en Uruguay”. Biogénesis Bago, 1ª Edición 2008 (Días, 2008).

 

El profesor Dr. Fausto Quintavalla, de la Clínica Medica Veterinaria de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de los Estudios de Parma, al enviar una separata de nuestra casuística y publicación nos corresponde con la casuística propia y de otros profesionales observada en Italia, aportando bibliografía y estudios que han determinado que en Italia sea considerada como causa etiológica de esta enfermedad a una virosis cuyo agente etiológico sería un Herpesvirus bovino tipo 4 (BHV-4) (Cavinari y col., 1990).

 

La comunicación tiene el propósito que esta entidad mórbida, sin darle una mayor significación de la que tiene naturalmente en el país y la región, se tenga presente por el veterinario práctico en su actividad, de forma de poder, con los estudios realizados, comparar la casuística sudamericana con otras partes del mundo y poder ampliar el conocimiento de la enfermedad.

 

(Volver arriba)



Consideraciones epidemiológicas

Es una enfermedad que tiene muy poca descripción a nivel nacional e internacional posiblemente, a nuestro criterio, debido a que no tiene mayor gravedad. Forma parte de los cuadros que consideramos en un diferencial de enfermedades confundibles con fiebre aftosa, aún cuando no es una estomatitis, que por definición corresponden aquellas patologías que producen la inflamación de la totalidad de la cavidad oral, pero si una glositis al afectar la lengua.

 

Consideramos que buenos sistemas de vigilancia epidemiológica e información la tendrán presente, especialmente en países libres donde la prevención de la reintroducción de la fiebre aftosa es una actividad prioritaria de los veterinarios que desarrollan actividades en el campo y también en la industria frigorífica en sus inspecciones de los animales en el ante mortem y postmortem.

 

La clínica y la epidemiología la describen afectando bovinos en establecimientos de producción bovina de leche preferentemente, teniendo una mayor incidencia en el ganado en producción, pero se han visto también en ganado destinado a la producción de carne. Afectando principalmente en estos predios, el ganado adulto y los sobreaños, no así a la categoría de terneros. En nuestra experiencia no la hemos observado en otras especies que eventualmente se encuentren junto a los bovinos afectados (Días, 2008; Quintavalla y Zannetti, 1986; Quintavalla y col., 1984).

 

La anamnesis remota informa que en algunos casos (Cavinari y col., 1990) puede existir ligera infertilidad y metritis rebelde al tratamiento. La anorexia puede no ser muy marcada en los bovinos afectados y la sialorrea es más o menos manifiesta. La función de prensión de los alimentos, la deglución y la rumiación no resultan alteradas en forma sustancial. Se pueden observar en el rodeo enfermo muy bajo porcentaje de animales que muestran lesiones podales (Cavinari y col., 1990).

 

En los inicios de la lucha contra la fiebre aftosa en forma organizada en el Uruguay, siendo veterinario de campo de la Dirección de Lucha Contra la Fiebre Aftosa (DILFA), se atendió, a solicitud de las autoridades del momento, en un Frigorífico con inspección veterinaria oficial, una serie de decomisos de reses bovinas enteras, correspondiendo a un rodeo de novillos, que se estaba realizando en la inspección postmortem, por fiebre aftosa. Es la primera vez que observamos la patología y la figura 1 ilustra este caso, en una de las lenguas que fueron enviadas al entonces laboratorio de DILFA para los estudios correspondientes.

 

Figura 1. Parte de una de las lenguas remitidas para diagnóstico de enfermedad vesicular, con la lesión observada en playa de faena. La lesión es una úlcera lingual única, localizada en la cara dorsal de la lengua en posición central y en correspondencia con proximal, con una dimensión que puede ir de 2-4 por 1-2 cm.


Muestra gráficamente la lesión que motivaba la sospecha de fiebre aftosa, por estar presente en un número importante de los animales constitutivos de la tropa.

 

Los materiales recogidos y enviados al laboratorio para descartar fiebre aftosa u otra enfermedad vesicular conformados por lenguas enteras y sueros de los animales constituyentes de la tropa, tuvieron confirmación de que todos los materiales eran negativos a fiebre aftosa y estomatitis vesicular.

 

No tiene tendencia a la curación, siendo esta lenta, pudiendo recidivar a los 80 días de la primera observación, especialmente con la administración de dexametasona (Flaminni y col., 19854) en los bovinos afectados.

 

Durante el año 2001 habiendo el país recuperado el estatus de libre de fiebre aftosa sin vacunación, luego de erradicado el brote registrado en el Departamento de Artigas por la reintroducción del virus tipo “O” -utilizando la estrategia del sacrificio sanitario de enfermos y contactos con destrucción y sin utilizar la vacunación para su control y erradicación en el año 2000- se atendieron llamados de sospechas de fiebre aftosa por esta patología. Era un rodeo bovino destinado a la producción de carne para engorde, de edades comprendidas de año y medio, dos años y adultos, cuya manifestación clínica y patológica relevante al examen de los animales, era además de síntomas generales de ligera anorexia, salivación y ausencia de fiebre; una lesión ulcerativa única en la cara dorsal de la lengua, con asiento en la papila gustativa; de todos los bovinos afectados. Se destaca que eran bovinos totalmente susceptibles a la fiebre aftosa, al no ser utilizada en esa época vacunas antiaftosa en todo el territorio nacional.

 

La figura 2 muestra la patología observada en este caso, pudiendo observar que la única lesión en los bovinos inspeccionados es en la boca y más precisamente en la lengua, donde se muestra una ulcera de borde sangrante a la inspección y con asiento central en cara dorsal a la altura de la papila gustativa. El resto de la cavidad bucal estaba normal. Los resultados de los materiales enviados al laboratorio fueron negativos a fiebre aftosa. Se consideró que la etiología del problema era provocado por lesiones traumáticas por la ingesta del forraje. La fisiología de prensión de la pastura, su posterior deglución y luego la regurgitación del bolo merísico para la rumiación, considerábamos favorecía la hipótesis su un diagnóstico presuntivo de etiología por un agente traumático como por ejemplo espinas, pastos duros u otro agente físico, que al generar una inflamación en su punto de localización, evolucionaba a su posterior necrosis del tejido epitelial y formación de una úlcera.

 

Figura 2. Lesión en la lengua de bovino afectado de fiebre aftosa


La misma patología fue observada en otros países de la región como lo ilustran las figuras de las lesiones de bovinos de Bolivia que se atendió en abril de 2003, en la Provincia de Cercado del Departamento de Beni, donde el servicio veterinario fue llamado por una sospecha de fiebre aftosa. Se puede ver que la lesión asienta en la zona de la papíla gustativa, sobre la cara dorsal de lengua. Las figuras 3, 4, 5 y 6 corresponden a varios animales examinados donde se ven lesiones de glositis ulcerativa en diferentes fases de evolución, en el mismo rodeo.


Figura 3. Lesión en lengua


Figuras 4 y 5. Se observa la lesión en dos animales inspeccionados donde en uno de ellos está aparentemente el epitelio cicatrizado pigmentado y en la otra se observa claramente la lesión de tipo ulcerativo de bordes nítidos en papila gustativa de un bovino.


Figura 6. Otro animal inspeccionado mostrando la lesión en la protuberancia de la cara dorsal de la lengua y mostrando la integridad del resto del tejido epitelial de la boca del bovino.

 

Los estudios de laboratorio, virológicos, bacteriológicos y serológicos a partir de los materiales obtenidos de las lesiones del animal afectado vivo (epitelio, suero) o de la autopsia, han descartado la etiología bacteriana y también las de enfermedades víricas como IBR, Mamilitis, Pseudorabia, BVD y principalmente la fiebre aftosa a diferentes tipos de virus. Estos estudios clínico epidemiológicos y de laboratorio encuadran al agente causal dentro de la familia de los Herpesvirus (Cavinari y col., 1990).

 

La presencia de Herpesvirus Bovino – 4 (BHV-4) se describe en diversas enfermedades de los bovinos como la queratoconjuntivitis, síndrome respiratorio y gastroentérico, metritis y vaginitis, orquitis, aborto, dermatitis y glositis ulcerativa (Quintavalla y Zannetti, 1986).

 

La reproducción experimental de la enfermedad se ha realizado utilizando dos vías (Cavinari y col., 1990) de inoculación a partir de materiales procedentes de campo, la vía intradermolingual y la venosa. La vía intradermolingual provocó fiebre, tos, corrimiento nasal seguido de formación de pápulas irregularmente distribuidas sobre la superficie cutánea del bovino. El virus se pudo aislar de sangre y exudado nasal pero no de las lesiones cutáneas. El animal inoculado por vía venosa no presento síntomas apreciables y no se encontró eliminación viral.

 

Las investigaciones serológicas mostraron que la respuesta de anticuerpos en los animales afectados es mejor utilizando la inmunoflorecencia indirecta que la seroneutralización y generalmente esta respuesta es débil.

 

(Volver arriba)



Conclusión

Hoy existen técnicas como la inmunohistoquímica que permiten realizar un estudio epidemiológico que de corresponder aportaría ha una respuesta científica de la realidad sudamericana y es por ello que se realiza esta contribución para trabajar conjuntamente con colegas de la región.


(Volver arriba)



Referencias

  1. Días LE. (2008). Diagnóstico diferencial en fiebre aftosa. Historia del control y la erradicación en Uruguay 1ª Ed., Laboratorio Biogénesis Bagó. 64 pp.
  2. Quintavalla F, Zannetti G. (1986). La glossite ulcerativa cronica de la vacca de latte Praxis Vet 4, pp. 13-14.

  3. Cavinari S, Allegri G, Flammini CF. (1990). Tipizzazione sierologica di stipiti di Bovid Herpesvirus – 4 (BHV-4) isolati in corso di glossite ulcerativa cronica Della bovina da latte e comportamento dell ´ infezione sperimentale” Estrato da Selezione Veterinaria XXXI, n. 10.

  4. Flammini CF, Cavirani S, Allegri G, Zanichelli L, (con la collaborazione tecnica di Galvani G). (1985) . Isolamento di agenti virali in corso di glossite ulcerativa cronica del Bovino. Estratto dagli Atti della Societá Italiana di Buiatria, Vol. XVII pp. 597-607.

  5. Cavinari S, Allegri G, Flammini CF. (1990). Tipizzazione sierologica di stipiti di Bovid Herpesvirus-4 (BHV-4) isolati in corso di glossite ulcerativa crônica della bovina da latte e comportamento dell´infezione sperimentale. Atti della Societá Italiana delle Scienze Veterinarie,.XLIV pp. 903-904.

  6. Quintavalla F, Zannetti G, Cauzzi F. (1984). Aspetti eziopatogenetici e clinici della glossite ulcerativa cronica enzootica della vacca da latte. Atti della Societá Italiana di Buiatria. Vol. XVI, pp 335–340.

  7. Cavinari S, Allegri G, Flammini CF. (1990). Tipizzazione sierologica di stipiti di Bovid Herpesvirus-4 (BHV-4) isolati in corso di glossite ulcerativa crônica della bovina da latte e comportamento dell´infezione sperimentale. Estratto da Selezione Veterinaria, XXXI pág. 1261-1269.

 

(Volver arriba)